Flujo de Aire

Biokker se instala de forma autónoma en cualquier ambiente. Esta cualidad refuerza por sí misma su rendimiento debido a un funcionamiento independiente por áreas, mezclando constantemente el aire puro ya tratado con el que está aún sin tratar, así como por el aire forzado a través de los conductos existentes y el movimiento natural del aire dentro de la sala.

La introducción de nuevos contaminantes al ambiente es constante: puertas, ventanas, etc, sumadas a los productos químicos gaseosos generados interiormente y a la materia orgánica transportada por las personas, por lo que el procesado de aire ha de ser siempre continuo.

El efecto Biokker implica también a las áreas adyacentes debido a que el aire se difunde por las zonas contiguas, especialmente si se encuentran interconectadas por conductos de clima. La eliminación de contaminantes se consigue al forzar el tránsito del aire a través del reactor foto-catalítico del aparato, donde se produce la reacción química. La combinación de aire puro y aire contaminado se repite de continuo e ininterrumpidamente resultando en la disminución de las partículas de sólidos en suspensión y la eliminación de la contaminación gaseosa en el espacio total. La clave de la máxima eficacia del sistema Biokker es una continua operatividad y su excepcional y alta capacidad de eliminación de microorganismos en una sola pasada.

WordPress Image Lightbox