Sanidad

Los patógenos de transmisión aérea contagiosos para los humanos representan partículas menores a un micrón, son difíciles de eliminar, penetran profundamente en las vías respiratorias y constituyen el 99% del número total de partículas del aire.

La mayoría de los microorganismos implicados en la transmisión de enfermedades nosocomiales por vía aérea requieren una cierta proximidad entre fuente y receptor, pero existen otros muchos, como los patógenos de la tuberculosis y la difteria, los virus de la gripe o las esporas bacterianas y fúngicas, que presentan una mayor resistencia o tienden a vehiculizarse por el polvo alcanzando así grandes distancias de transmisión.

En los hospitales y centros médicos es importante considerar que hay una alta población de pacientes inmuno-comprometidos muy susceptibles a la infección.

WordPress Image Lightbox