Centros de Investigación

En los últimos años existe un gran aumento de los niveles de sensibilización a alérgenos y COVs en técnicos y personal de laboratorio, asimismo es un hecho que la prevalencia del asma se ha duplicado en los últimos 20 años.

Síntomas como frecuente irritación nasal y de garganta, alergias constantes, sinusitis, ojos rojos con sensación de picor o fatiga al final del día son consecuencia de la respiración constante y diaria de contaminantes y alérgenos en suspensión. La la propia naturaleza del trabajo, la proximidad a los animales, los procedimientos y el uso de sustancias químicas que emiten altos niveles de COVs, eleva considerablemente el riesgo de inhalación continua. A bajos niveles, la mayoría de los COVs producen olores desagradables y son altamente irritantes para las mucosas y vías respiratorias; a mayores niveles, los COVs son tóxicos y potencialmente cancerígenos.

Optimizar la calidad del aire reduce sustancialmente la incidencia de infecciones respiratorias y la contaminación cruzada dentro de un adecuado marco de investigación, disminuye la necesidad del uso de animales y en consecuencia, conduce a una mejor ciencia.

WordPress Image Lightbox